La salud intestinal podría ser el secreto para aumentar la masa muscular

Si has llegado a una etapa de estancamiento en tus avances en el gimnasio, te sorprenderá saber que probablemente no es la falta de esfuerzo para levantar peso lo que te está afectando. En su lugar, la salud intestinal podría ser el problema oculto que está reduciendo tu capacidad de aumentar significativamente la musculatura y metabolizar la grasa.

Independientemente del tiempo que pases levantando pesas y gritando como un loco, seguirás estancado a menos que recuperes la salud intestinal. Así que si quieres saber cómo mejorar tu rendimiento en el gimnasio, necesitas saber cómo mejorar tu salud digestiva.

Microbioma intestinal

probioticos intestinales

Comprender el papel que juega la salud intestinal en la regulación de la absorción de nutrientes y vitaminas en el cuerpo es esencial para que el motor interno funcione de manera óptima. El primer paso para aprender a mejorar la salud intestinal es abordar el microbioma. “El intestino humano es el hogar de trillones de microbios, algunos buenos para la salud, otros no tanto”, dice la nutricionista deportiva Lorena Méndez. “Estas comunidades microbianas que habitan en el intestino, conocidas colectivamente como el microbioma, son increíblemente importantes y realizan una serie de funciones críticas para nuestra salud y bienestar.

Además de digerir y extraer los nutrientes de los alimentos que comemos; se cree que estos microbios desempeñan un papel clave en el metabolismo, la absorción de nutrientes, el sueño y la regulación del sistema inmunológico”.

La salud intestinal es clave para el Fitness

Cuando se trata de mejorar el rendimiento en el gimnasio o en la pista, la dieta juega un papel importante. Sabemos que comer bien y seguir un régimen de ingesta de macronutrientes es un método muy eficaz para aumentar el estado físico general, pero incorporar la salud intestinal en su plan de dieta es esencial para el éxito a largo plazo.

La relación entre la salud intestinal y la buena forma física es una calle de doble sentido. La función principal del intestino es digerir la comida y absorber los nutrientes. Por lo tanto, vale la pena prestar atención a las cosas que pueden afectar la absorción de nutrientes, incluyendo lo que estás comiendo para ayudar a mantener un intestino saludable.

Cuando el microbioma del intestino está en equilibrio, ayuda a aumentar los niveles de energía, lo que puede traducirse en un mejor rendimiento al regular el metabolismo, reducir la fatiga y mejorar la recuperación.

Lorena Méndez

Además, tener en cuenta la salud del intestino al elaborar un plan de dieta puede ayudarte a abordar mejor los problemas actuales. Al añadir ciertos alimentos a su dieta y restringir otros, puede empezar a crear una rutina estructurada que mejore significativamente su estado físico general.

Los cambios significativos en su rutina de ejercicios o en su nivel de condición física pueden alterar su microbioma intestinal, lo que a su vez influye en la forma en que su cuerpo responde al ejercicio, incluyendo su respuesta inflamatoria y la reparación de los tejidos.

Absorción de nutrientes

Otro beneficio clave de una buena salud intestinal es el aumento de la absorción de nutrientes. Las bacterias de tu intestino son fundamentales en el esfuerzo de tu cuerpo por mantenerse sano y libre de enfermedades perjudiciales.

“La absorción óptima de nutrientes depende de un intestino sano”.

Las bacterias ‘beneficiosas’ (probióticas) que viven en el intestino ayudan a mantener nuestra salud general, transmitiendo señales a nuestro cerebro y a los músculos que trabajan. Por ejemplo, las bacterias beneficiosas del intestino (probióticos) ayudan a descomponer la fibra dietética como las que se encuentran en los carbohidratos. Muchas bacterias intestinales descomponen los carbohidratos no digeribles en ácidos grasos de cadena corta que pueden ser utilizados por el cuerpo como fuente de nutrientes pero que también juegan un papel importante en la función muscular.

Esta es una de las principales razones por las que las bacterias intestinales y la salud intestinal son importantes para el rendimiento en el gimnasio. Si su cuerpo absorbe los nutrientes con facilidad y contrarresta las influencias negativas simultáneamente, estará mejor preparado para algunas ganancias de gimnasio de nivel superior.

Es importante mantener el mayor número posible de estos bichos ‘beneficiosos’ y alimentarlos con el combustible adecuado para que puedan sobrevivir y prosperar. Para mantener a los bichos en el intestino felices, asegúrate de que estás comiendo una dieta rica en fibras y abundante en frutas, verduras, legumbres y cereales integrales desde el principio del día.

El azúcar en la sangre

Otro beneficio clave de una buena salud intestinal es la relación positiva que tiene con los niveles de azúcar en la sangre. Las bacterias buenas del intestino ayudan a descomponer los carbohidratos en ácidos grasos de cadena corta. Estos ácidos grasos ayudan a nutrir las células que recubren el intestino, regulan el hambre y también tienen un papel en el metabolismo de la energía, como la regulación de la respuesta de la insulina.

La insulina es una hormona producida en el páncreas. Cuando comemos, la insulina se libera en el flujo sanguíneo donde ayuda a transformar los azúcares de los alimentos que hemos comido en células para ser utilizadas como energía que alimenta nuestros músculos.

Cómo mejorar la salud intestinal

salud sigestiva

Si quieres aprender a mejorar la salud intestinal, los pasos que debes dar son simples:

  1. Comer una amplia variedad de alimentos ricos en fibra. Llena tu plato con fruta, verdura, legumbres (por ejemplo, judías y lentejas), frutos secos y cereales integrales de temporada.
  2. Elegir los cereales integrales en lugar de los refinados, ya que son ricos en fibra y contienen carbohidratos de calidad como combustible para el ejercicio, para apoyar los esfuerzos de ejercicio, reducir la fatiga y la recuperación posterior al entrenamiento. Si vas al gimnasio por la mañana, opta por un buen tazón de gachas.
  3. Disfrutar de alimentos ricos en probióticos, como el yogur natural. Estos añaden los “beneficiosos” bichitos del intestino a tu sistema digestivo. También puedes probar con vegetales fermentados, como el kimchi, el chucrut, así como el miso y el kombucha.

La salud intestinal en el gimnasio

Resulta que romperse el culo en el gimnasio y comer sano es sólo una pequeña parte de tu búsqueda de la salud en general. Asegurarse de que las bacterias de tu intestino trabajen eficientemente es crítico para el éxito y la resistencia. Ya sea que te entrenes para ser un corredor de maratón o un fisicoculturista, el rendimiento óptimo comienza en el intestino. Después de todo, eres lo que comes.